es Menú

La Málaga romana y su legado en la actual ciudad

10 julio, 2020 Turismo

Malaca (Malacca) fue el nombre de la ciudad de la república romana que perteneció a la Hispania Ulterior, la cual fue fundada sobre el asentamiento fenicio Malaka y en la actualidad es la ciudad de Málaga.

La Málaga romana se inicia tras la conquista de los romanos bajo el dominio de Cartago, en el año 218 a.C.

La vida de los pobladores de la época fue modificada al establecerse colonizadores itálicos, quienes explotaron los recursos naturales y consiguen implantar el latín. Así los romanos logran unificar a las personas de la costa y del interior bajo.

El emperador Tito, de la familia Flavia, es el encargado de conceder a la Málaga romana, los privilegios de municipio. El desarrollo de la ciudad se incrementó después de ser convertida en ciudad confederada. Todo esto se debió a la riqueza comprendida en el territorio entre la agricultura de las zonas interiores y a la inagotable actividad pesquera de todas las aguas de su litoral.

malaga romana

La Málaga romana tuvo un incremento de territorio considerable al compararla con la anterior ciudad fenicia, con una expansión hacia el oeste y norte.  Así empezó a formar parte del área de la Hispania Ulterior para convertirse en un punto de tránsito de la Vía Hercúlea y con ello, se dinamizó la ciudad en los aspectos económico y cultural, al tener comunicación con otros enclaves de la Hispania Interior y otros puertos del Mediterráneo.

LAS RUINAS ROMANAS QUE ALBERGA MÁLAGA

La ocupación romana dejó huella en la ciudad andaluza de todo ese periodo de tiempo, manteniéndose hasta nuestros días. En la actualidad, se pueden visitar algunas ruinas romanas en Málaga. 

Uno de los principales restos arqueológicos romanos es el Teatro Romano de Málaga. Fue construido en el siglo I d.C. en el lugar donde se encontraban unas termas, de las cuales se conserva aún.

ronda

Todavía se conserva una buena parte del graderío del Teatro Romano de Málaga una parte del suelo de dichas termas, pero este monumento fue olvidado y oculto debajo de viviendas y calles, hasta el año 1951 salió a la luz en unas obras de ajardinamiento que se desarrollaban frente a la entrada principal del Palacio de Archivos, Bibliotecas y Museos de Málaga.

En el pueblo de Cártama, llamado en aquel entonces se denominó Cartima, consiguió ampliarse  en la época de la Málaga romana. Se construyó un puerto fluvial, se reforzaron sus muros y se multiplicó la población. Consigue ser considerado municipio en el año 195 a.C.

De esta localidad se conservan dos elementos romanos. El Mosaico de Venus que se guarda en el Museo de Málaga en la actualidad y acueducto puente romano de Cártama. Este último está formado por un arco de ladrillo, con base de sillarejo. Posee una altura que sobrepasa los dos metros y se cree, por sus características, que fue utilizado para trasvasar el agua desde un nacimiento de la zona hacia el pueblo para luego ser repartida por toda su extensión.

Por último, otro yacimiento principal de la Málaga romana son las Termas romanas de Santa María en Antequera.  Estas estuvieron en funcionamiento desde el siglo I d.C hasta el siglo V d.C. Se puede observar los tres ambientes característicos de los baños romanos: piscina de agua fría, templada y caliente. 

Hay una habitación de mayor extensión que según los expertos, habría sido utilizada como vestuario. El ambiente está adornado con pavimento con mosaicos, en los cuales, uno de ellos tiene una referencia marítima, el delfín con el tridente de Neptuno.

 

Te recomendamos

Tu naturaleza interior